Esos valientes de la internacionalización

 

Que el padel está de moda en España es un hecho evidente. Que es uno de los deportes más practicados por los aficionados al deporte también. Aúna varios ingredientes que lo hacen accesible para cualquier persona, haya practicado deporte a lo largo de su vida o no, tenga 10 o 60 años, sea hombre o mujer:

  • Es relativamente sencillo empezar a jugar. A diferencia del tenis, en el padel para empezar no se necesita una gran técnica. Enseguida es posible “pasar” 4 bolas de lado a lado y divertirse a cualquier edad.
  • Muy interactivo: 4 personas en un espacio bastante cercano facilita el contacto con el resto de jugadores
  • Muy social: se ha ido adquiriendo el concepto de “la cervecita de después” o la comida o cena tras el partidito con amigos.
  • Exigencia física relativa: al ser 4 en un espacio de dimensiones más reducidas, no es necesario un gran estado de forma para poder disfrutar jugando.

Quizás ha sido, para los españoles, un gran descubrimiento que se adapta muy bien a nuestras costumbres de deporte y vida social. Ahora, ¿qué es necesario para exportarlo fuera de nuestras fronteras? Creo que tenemos claro que nuestro estilo de vida es diferente al de un alemán o un sueco. Sus costumbres y razones para practicar deporte no son las mismas que las nuestras, o al menos no todas. Por ejemplo, en Suecia no permiten vender bebidas alcohólicas (nuestra querida cerveza) en instalaciones deportivas.

Hace tiempo que el padel en España está asentado y muy extendido . Y ha llegado la hora de exportar este deporte “made in Spain”, con permiso de nuestros amigos argentinos, al resto del mundo. Son unos cuantos ya los que se han lanzado a la aventura de salir fuera e intentar vender este deporte que aman. Y yo suelo referirme a ellos como “valientes”.

El circuito profesional WPT también está colaborando en la internacionalización incluyendo en el calendario pruebas en el extranjero (Dubai, Montecarlo y probablemente nuevas sedes fuera de nuestras fronteras), con el esfuerzo económico y de medios que ello supone. También otra empresa privada, Madison, hace algunos años que creó un circuito amateur internacional, el International Padel Challenge, que también contribuye a que se conozca y extienda el padel.

IMG_7729

Pero, ¿cuál es la evolución “natural” de la implantación de un nuevo deporte en un país que no conoce nada acerca de él? Sinceramente no sé cuál es la fórmula. Yo puedo decir que en mi caso, siempre jugué al tenis y de repente en mi club de toda la vida en Zaragoza, construyeron pistas de padel. Al principio fui muy reacia a empezar al jugar. Era una enamorada del tenis y no confiaba en ese deporte que se practicaba entre cuatro paredes. Pero un día me convencieron para meterme en una pista y poco a poco me enganché. Me parecía muy divertido.
Desde mi experiencia personal, creo que hay que hacer mucha labor en el terreno con el deportista habitual y no tan habitual. Con el jugador “amateur”. Quizás, para que funcione en el extranjero haya que proponer nuevas fórmulas, nuevos “padel+cerveza”, nuevos ingredientes que atraigan a deportistas y no tan deportistas a que prueben y se enganchen. Porque el padel divierte, une, acerca, forja amistades y relaciones personales y empresariales, crea circuitos profesionales e ídolos deportivos, y genera trabajo e ilusión.

Internacional

IMG_1119

Esos valientes de la internacionalización que un día deciden dejar todo para irse fuera a tratar de extender este deporte desde su experiencia con él en España, y otros que estando fuera por otros motivos y sin poder practicarlo allí donde están, deciden colaborar con aquéllos en su expansión. E incluso extranjeros que estando en España se enamoran de este deporte y deciden llevárselo a su país.

A Méjico (donde nació este deporte pero con poco conocimiento real sobre él), Estados Unidos, Inglaterra, Bélgica, Holanda, Japón, Alemania, Italia, Australia, etc. Son valientes anónimos que creen que el padel no sólo tiene que ser cosa de españoles y argentinos. Son valientes que se la juegan a que no funcione. Son valientes porque tienen muchísimas dificultades para que en otros países comprendan por qué en España, país del fútbol y con gran tradición de tenis, el padel es una fiebre. Son valientes porque no suelen tener el soporte económico necesario y aun así lo intentan. Desde aquí todo mi apoyo y reconocimiento, y mis ánimos para seguir luchando para que este deporte que amamos crezca más allá de nuestras fronteras y soñemos con que un día sea olímpico y tenga la relevancia mundial que nos gustaría.

A los que conozco (Fer, Carol, Dani, Tom, Ángel…) y a los que no, a todos ellos, GRACIAS VALIENTES!

IMG_5509

0 comentarios sobre “Esos valientes de la internacionalización

  1. El tercer tiempo… Así se llamaba a lo de ir por las tapas y los refrescos luego de haber jugado… Cuando empezé en el pádel más de la mitad estaba interesado en el tercer tiempo y las quedadas ni eran 2 pistas 8 jugadores, a veces eramos 30 y solo 4 pistas… Era socializar, eso era el pádel amateur y lo seguirá siendo siempre…NO TODO ES PÁDEL…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *